Ajustanto su actitud ante el dinero.
28 de septiembre 2011 Por Coach de Negocios E-Myth

Como dueño de una empresa,  el dinero es algo en se piensa constantemente .Se habla continuamente de ello. Se preocupa uno por él. Y se planifica lo que se haría cuando se disponga de dicho recurso en más abundancia.

Pero ¿con qué frecuencia realmente lo vemos?

No estamos hablando de abrir la caja registradora y mirar al montón de dinero que allí se encuentre, ni tampoco de ver su estado de cuenta del banco a fin de mes - estamos hablando de ver y analizar los informes financieros de su negocio.

 


“Esos informes son demasiado complicados”, usted podría objetar.  Demasiado aburridos.  ¡Intimidantes!  Y después de todo, para eso precisamente es que tengo un contador... para que se encargue de realizar el seguimiento y mantenimiento contable de todas esas cosas, ¿no es cierto?

Es sorprendente encontrar la cantidad de propietarios de pequeñas empresas que abdican la toma de decisiones financieras a sus contadores porque no les gusta o se sienten intimidados por "todo ese asunto de las finanzas."  no podemos enfatizar suficientemente la importancia que para usted debe tener - el romper con este estado de cosas  y cambiar su actitud hacia el dinero.  

Escúchenos, cuando decimos: nunca conducirá un negocio de éxito si no tiene la rutina de revisar periódicamente su situación financiera.  Usted es quien toma la decisión final en su negocio.  Usted puede y debe ser la fuerza impulsora detrás de las decisiones financieras y los resultados de su negocio.

Todo está en la actitud
Entonces, ¿cómo desarrollar la actitud correcta hacia el dinero si es algo que siempre le ha hecho sentir incómodo? Comience con comprender  la interrelación que existe entre el dinero y su negocio.

Si bien es cierto que algunos propietarios de negocios miden su negocio exclusivamente en términos financieros, y el enfoque les funciona, es una visión muy limitada de hacer negocios. Además, es tan restrictiva, que de plano exprime la alegría de ser dueño de un negocio; y ni se hable de los colaboradores en ella.

Por otra parte, y mucho más menudo, lo que ocurre es que las personas se sienten intimidadas por el aspecto financiero de la empresa y, por lo tanto, evitan involucrarse en la gestión financiera de la misma. "Siempre y cuando las cuentas se paguen, no me involucro en el tema de las finanzas," es la renuncia casual que se escucha en boca de muchos pequeños empresarios. Este enfoque puede funcionar temporalmente, pero también es limitativo porque no toma en cuenta el gran potencial que pueda tener la empresa.

Ambos enfoques son cortos de vista y disminuyen las posibilidades de alcanzar lo que quiere de su negocio.

La actitud correcta reconoce que su empresa debería ser un medio para mejorar su vida. Usted no entró en el negocio tan sólo para pagar las cuentas. Usted se metió en el negocio para atender su propósito de vida y alcanzar objetivos personales .  El dinero que haga por intermedio de su negocio es tanto el combustible que le ayuda llegar a ellos, como el indicador que mide su progreso en alcanzarlos.

Para Comenzar
Pero,  no se preocupe, usted no necesita ahora convertirse en un contador. Pero, sí es necesario tener dominio de unos conocimientos básicos que le permitirán tomar el control de sus finanzas.  Usted realmente no puede  liderizar de manera efectiva  a su empresa hasta que pueda comprender y  además  dirigir lo que sucede con el dinero que su empresa recibe y envía.
Si usted ya es un cliente en el Programa Mastery ® , muy bien por usted!  Ya cuenta con el apoyo de su coach y la metodología de E-Myth para sumergirse de lleno en sus informes financieros.
Si aún no es cliente, aquí hay algunos consejos para comenzar en el camino correcto.

  • No se recargue con exceso de números, más bien identifique sus Indicadores Financieros Claves (IFCs).  Es posible que ya haya escuchado hablar de "indicadores clave de desempeño" o ICDs. Los IFCs no son más que los indicadores clave de desempeño para su sistema financiero. Estos indican qué tan bien los sistemas financieros - y su negocio en su conjunto - está funcionando. También sirven para señalar aquellas áreas donde es posible que necesite hacer cambios de manera de ser más exitoso. IFCs típicos incluyen: ingreso bruto (la facturación total), costo de bienes vendidos (también conocido como costos variables), utilidad bruta (antes de impuestos), posición en efectivo, etc. Identifique los IFCs importantes para su negocio y monitoréelos regularmente. Cuanto más los use, más útiles le serán en sus procesos de toma de decisión.

  • Forme un equipo.  Tanto para las empresas grandes como pequeñas, la pericia contable es indispensable. Donde se obtenga esa experticie va a depender del tamaño y la madurez de su negocio. En un principio, el único asesor financiero de su empresa puede ser el contador público certificado (CPC) que prepara sus impuestos. Sin embargo, a medida que su negocio crece, es probable que contrate a un administrador. Igualmente,  más adelante,  también podrá necesitar a alguien para llenar la función de director financiero y a otra para el puesto  de contralor.   No olvide que usted, como propietario o el director general de la empresa, también es una parte muy importante del equipo de finanzas y la contabilidad de la empresa. Escuche con atención los consejos de su equipo, pero no tenga miedo de hacer preguntas a su contador, quien deberá responderle esas preguntas y explicar en detalle las opciones que esten disponibles. Recuerde, su equipo de expertos trabajan para usted.

  •  Establezca un sistema de reportes de información financiera que reflejen los números que usted necesita. Cada negocio debe tener una contabilidad eficiente y  un sistema de gestión financiera para recoger toda la información financiera de la empresa, clasificarla y organizarla, resumirla,  y presentarla en forma de estados financieros e informes (piense en los IFCs mencionados arriba). Reuna a su equipo financiero y establezca la información que necesitan preparar para presentarle informes semanal, mensual, trimestral y anualmente. Ellos estarán contentos de saber que usted está prestando atención, y usted va a aprender mucho acerca de su negocio.

El dinero es el combustible de su negocio
El dinero es el combustible indispensable para propulsar su negocio. Si en el largo plazo su empresa utiliza más dinero del que genera, entonces usted no tiene un negocio en absoluto - al menos no por mucho tiempo.  Se necesita dinero para contratar a los empleados,  para comprar equipo,  suministros,  y levantar inventario.  Más aún,  usted necesita el dinero de su negocio para ayudarle a atender su Propósito de Vida y alcanzar sus Objetivos Personales.

El dinero en su negocio se parece mucho a gasolina en su automóvil. El punto de tener un coche no es para poner gasolina en él. Pero, si usted no pone gasolina en su carro, nunca llegará a donde quiere ir. Es posible que a  usted no le guste ir a la bomba de gasolina, o pensar en el precio de la gasolina. Pero usted ya sabe que si no presta atención al indicador de la gasolina de su automóvil de manera bastante regular, usted se va a quedar varado en cualquier momento. De la misma manera, es necesario aceptar la idea de que va a tener que prestar mucha atención, de manera rutinaria, al dinero en su negocio;  de lo contrario va a encontrarse en serios problemas tarde o temprano.