Cuando las cosas salen mal.
02 de marzo | 2011 Por Coach de Negocios E-Myth

Cualquier cosa que puede salir mal, saldrá mal."
- Ley de Murphy


Todos hemos experimentado la ley de Murphy en un momento u otro, y todos sabemos lo que se siente cuando las cosas no salen según lo planeado. En los negocios, usted puede contar con que, de manera bastante regular, alguna cosa saldrá mal.

Hay tantos engranajes girando a la vez, que es inevitable.

La pregunta que debe tener en cuenta no es si algo va a salir mal;  más bien se trata de cómo lo va a manejar cuando las cosas salgan mal.

 

 

 

Hoy en día, la mayoría de las veces, los retos que se presentan son relativamente pequeños, tanto que no proponen grave peligro al futuro de su negocio; pero, a veces sí surgen contratiempos mayores u obstáculos, que se plantan como una grave amenaza al éxito del negocio.

Podría ser un accidente, la ruptura de una sociedad, la pérdida de un gran cliente, una demanda, una muerte en la familia, el divorcio o cualquier número de otras cosas que afectan su vida o al negocio. En tiempos difíciles como éstos, hay dos cosas que le pueden servir: la perspectiva y la preparación.

 

Perspectiva.

Todos nos enfrentamos a una serie de grandes oportunidades brillantemente disfrazadas de situaciones imposibles."

-Charles R. Swindoll

 

Su perspectiva es su punto de vista. Es la forma en que pone sus opiniones, creencias y experiencias en contexto.

En E-Myth, hacemos hincapié en la importancia de adoptar un punto de vista productivo sobre usted, su empresa, sus empleados y sus clientes. Sin este enfoque, todos los desafíos, obstáculos, frustraciones y molestias que surgen naturalmente en los negocios serán exactamente lo que aparentan ser: problemas. Pero, con un punto de vista productivo, todas esas cosas se convierten en oportunidades para hacerlo mejor, para aprender más, para mejorar y para transformar su negocio.

Si usted es un propietario de negocios que sufrió la convulsión del emprendedor y comenzó su propio negocio, pero lo opera desde la perspectiva del técnico, este concepto es difícil de entender. Esto se debe a que la personalidad del técnico se centra en el trabajo que produce la empresa, no en los resultados de estar en el negocio. En consecuencia, cuando las cosas salen mal, ello representa un problema que tiene que ser resuelto, y por lo general con gran esfuerzo, dolor y sufrimiento. Usted se encuentra trabajando más y más duro, fundiéndose, perdiendo la esperanza, y con la sensación de que el negocio que imaginó nunca lo será.

El verdadero emprendedor sabe más. Para el empresario de verdad, nada es imposible y el mundo está lleno de oportunidades sin fin. Trabajan más inteligentemente, no más duro. No se funden o desaniman, incluso en el peor de los casos, ya que constantemente se están energizando a sí mismos y a otros;  y por lo general salen adelante de la situación, particularmente debido a su punto de vista productivo.

 

Preparación

Espere lo mejor, pero prepárese para lo peor."

-Proverbio Inglés

 

Si bien es cierto que ninguna cantidad de planificación o preparación puede dar cuenta de todo lo que podría suceder en su vida o su negocio, ¡eso no significa que usted no lo deba intentar! La buena noticia es que si usted está haciendo una planificación estratégica inteligente, usted ya está en camino a prepararse para lo inesperado.

La planificación estratégica de negocios es quizás la actividad más poderosa que puede realizar como propietario de un negocio, y además lo preparará de la mejor manera posible para lo inesperado. En el mundo empresarial, la planificación estratégica incluye cosas como tener una visión clara del futuro de su empresa, un presupuesto para llevarlo a cabo, y un plan de efectivo extendido a por lo menos tres meses para con ello asegurar que su negocio tendrá un colchón de dinero a que recurrir en momentos de necesidad. La Planificación estratégica también incluye la contratación y un plan de formación para los nuevos empleados.

De hecho, cuando usted hace planes para el futuro de esta manera podrá estar más consciente de las cosas que podrían salir mal y desbaratar sus planes. La planificación estratégica le ayudará a prepararse para eventualidades, muchas de las cuales de otro modo podrían quedar fuera de su radar. En algunos casos los retos que se presentan requieren volver a replantear sus metas y objetivos. Esto puede ser algo bueno porque implica volver a evaluar y reevaluar su visión para el futuro, lo cual a la vez contribuye a determinar cuáles serán sus próximos pasos. También le puede ayudar a asegurarse de que está tomando en cuenta las condiciones actuales de modo de que sustenten el futuro que usted imagina.

 

A continuación se presentan algunos consejos que pueden ayudarle a manejar la situación cuando las cosas salen mal.

  • Tenga claridad sobre sus objetivos personales (lo que realmente le importa a usted).
  • Manténgase comprometido en alcanzar el objetivo estratégico de su empresa.
  • Realice trabajo estratégico en su negocio y desarrolle el plan para el futuro.
  • Deje espacio para errores y desarrolle planes de contingencia.
  • Adopte una mentalidad emprendedora manteniéndose productivo y positivo, buscando siempre la oportunidad en todo lo que ocurre.