Tiempo. El principal recurso no-renovable.
30 de marzo | 2011 Por Coach de Negocios E-Myth

A primera vista esto puede parecer poco relevante al propietario de un negocio. Sin embargo, encontrar la satisfacción, incluso la gratificación, puede ser un objetivo muy razonable. Ciertamente, la generación de utilidades puede ser visto como una meta razonable. Pero encontrar la felicidad? Esto tiende a traernos a la mente visiones de un abuelo cascarrabias, haciendo una declaración algo como, "El trabajo no está destinado a ser divertido - es por eso que lo llaman" trabajo"!

Si bien reconocemos que la ejecución y la creación de una empresa no es todo diversión y juegos - con muchos aspectos que ciertamente no son "divertidos". ¿Podría ser que un elemento esencial falta en nuestro trabajo? ¿Qué pasó con ser feliz?  Y no en el sentido efímero y superficial de la palabra que se utiliza a menudo hoy en día; pero la felicidad como estaba descrita en tiempos pasados, con un sentido profundo de paz, y equilibrio natural con nuestro entorno. La felicidad, como fue pensada por filósofos y pensadores clásicos, hombres como John Locke, Epicuro y Aristóteles, quienes vieron en ello un fundamental ejercicio de vida.

No es simplemente acerca de usted.

 

 

 

 


Los negocios en América necesitan de un propósito de mayor elevación que la lucha en pos del materialismo. Pero tampoco puede ubicarse en
una cruzada evanescente, emocional o dramática. Se debe de ubicar en un tono, un aspecto de mayor relevancia en la vida económica, en un sentido más fino de los derechos de los demás, una devoción más fuerte a las obligaciones de la ciudadanía que le asegurarán mejorar el liderazgo en todas las comunidades y la nación. Radica en la organización de las fuerzas de nuestra vida económica para reproducir más vidas individuales felices, más seguridad y comfort en el empleo, mayores posibilidades de disfrute de la naturaleza, y mayores oportunidades de vida intelectual."

-El Presidente Herbert Hoover en un discurso pronunciado el 07 de mayo 1924



Al trabajar con los clientes me parece que uno de los aspectos más interesantes es la inmensa mayoría de quienes sostienen que el dinero -no es el principal motivador para ellos. Mientras que fácilmente concuerdan en que sin duda es importante, son casi unánimes en su afirmación de que el llamado "afán de lucro" ocupa un sitio bastante bajo en la lista de motivos por los que están en el negocio por sí mismos. Y más significativo es que los dueños de negocios que más luchan tienden a ser una clara minoría que sostiene que su negocio no es más que un vehículo para generar beneficios.

Lo primero que preguntamos a nuestros clientes E-Myth al comenzar su programa de coaching es que los inspiró para iniciar su negocio. Siempre complemento con una pregunta de mi propia cosecha: ¿Qué es lo que les gusta sobre lo que hacen? Lo pregunto porque la respuesta a menudo está vinculada a lo que mayor gratificación ofrece a los dueños de negocios ... razón por la cual me atrevo a confirmar que la felicidad está en sus negocios! Si bien una de las mayores frustraciones para muchas de estas mismas personas es la necesidad de generar más ingresos, no es menos cierto que el alcanzar un nivel de libertad en su rol preferido en el negocio también genera frustración. En otras palabras, llegar a un lugar donde pueden hacer lo que les gusta hacer, mientras que se es el dueño del negocio. El dilema que surge, entonces, es la necesidad de equilibrar la búsqueda del beneficio con la búsqueda de propósito y significado, o, como Aristóteles lo dijo, eudaimonia, que libremente traducido no es otra cosa que la felicidad. Es cierto que la implacable rutina, aparentemente para mantener un negocio en funcionamiento y rentable puede opacar la necesidad de elevarse por encima de él: para mantener el más alto propósito y objetivos en mente, a pesar de la rutina.  Pero sin esa visión global y meta, la capacidad de encontrar la verdadera felicidad como producto de su esfuerzo y en el trabajo puede ser un reto.


No es simplemente acerca del dinero.

Amar lo que haces y sentir que es importante-¿cómo podría haber algo más divertido?"

-Katharine Graham

Otro aspecto clave de ésta emprendedorora "búsqueda de la felicidad" es la idea de que, como dueño del negocio, si usted emplea a personas a trabajar para su negocio, entonces usted tiene la oportunidad de darles la posibilidad de encontrar la felicidad, también.  Chip Conley, CEO y fundador de Joie de Vivre Hospitality, invoca el famoso concepto de Abraham Maslow, cuando dijo: "Yo creo que el significado  en el trabajo es aún más importante que el significado del trabajo.  Cuando los empleados creen en el trabajo de la empresa, toda la jerarquía de las necesidades queda satisfecha."    C. William Pollard de ServiceMaster dijo: "La gente quiere trabajar por una causa, no sólo para ganarse la vida." Lo que esto implica es que la felicidad, en el sentido más profundo que estamos hablando de aquí,  se puede lograr  en el trabajo, así como del propio trabajo.  Y usted, como propietario de la empresa tiene la obligación de proporcionar la cultura y la estructura organizacional para facilitar eso.  Usted podría preguntarse ¿cómo yo ,como propietario, puedo beneficiarme de ello?  Esa es una pregunta muy justa  y que Pollard aborda cuando declara que: "A medida que una persona ve una razón subyacente para una tarea que es personalmente satisfactoria y gratificante, y siente la confianza de que la misión de la empresa está alineada con su propio crecimiento y desarrollo personal, una poderosa fuerza se desata para redundar en la creatividad, la productividad, la calidad del servicio, el crecimiento de los beneficios y el valor. "
Curiosamente, al igual que en el caso de la mayoría de los propietarios de negocios, un número abrumador de los empleados reconocen que el dinero no es el factor más importante en la determinación de la satisfacción con su trabajo. De hecho, los estudios han demostrado que el reconocimiento, oportunidades de desarrollo y / o la promoción, y gratificación, casi siempre superan al dinero en términos de prioridades o motivadores para los empleados. Esto no quiere decir que una remuneración justa y generosa no esté tácitamente esperada, pero eso es sólo un hilo de un tapiz que representa a una organización que reta, anima y premia a sus empleados.


Sencillamente NO es solo acerca de la Declaración de la Misión

Uno de los aspectos más significativos y con frecuencia instrumentales de nuestro coaching es el trabajo que los clientes deben de hacer para la identificación y articulación de su propósito primordial de vida. Muchos clientes encuentran que una vez que han puesto esta cualidad intrínseca en palabras y reconocen lo que realmente les mueve y motiva en la vida, ello afecta todo lo demás que hacen en y con su negocio.

Tener un sentido claro y fuerte de su propósito, y cómo su empresa sirve a este propósito, abre el camino para clarificar y articular un objetivo unificador que es la fuerza o misión que mueve a su negocio.
Unificar trayendo a sus empleados "a bordo" con ese propósito que permite a cada uno dentro de su organización a participar en algo más grande que ellos mismos - es la verdadera clave para la felicidad- conduciendo a su organización de forma que mueve y motiva al crecimiento, desarrollo y éxito final .Una trillada y desgastada declaración colgada en la pared de la sala de descanso no será suficiente. Pero, una auténtica y atractiva misión que es tanto visceral como acequible conforma lo que una verdadera "misión" debe de ser. Mientras suscita aportaciones e ideas de sus gerentes y el personal, es sabio e incluso muy recomendable que siempre en última instancia la misión en sí, surja del dueño del negocio. Y, como propietario, usted también tiene el privilegio de invitar a sus empleados a asociarse con usted en la lucha por el éxito de esa misión, buscando y alcanzando su propia felicidad en el proceso!