El Factor X del Emprendedor
14 de octubre | 2010 Por Coach de Negocios E-Myth

"Se buscan hombres para viaje peligroso. Pequeños salarios, amargos meses fríos, largos meses de completa oscuridad, peligro constante, regreso a salvo dudoso. Honor y reconocimiento en caso de éxito".

Según la leyenda, este es el anuncio en un periódico de Londres en agosto de 1914 por el explorador de la Antártida, Sir Ernest Shackleton.

Aunque no es exactamente el tipo de anuncios que sugerimos se utilice para reclutar empleados, sin duda deja en claro la clase de persona que Shackleton estaba buscando. Los aventureros, visionarios, los tomadores de riesgo, personas dispuestas a trabajar duro sólo por la promesa de posible reconocimiento...

¿Suena como alguien que usted conoce?

En muchos sentidos, podría utilizar este mismo anuncio para un emprendedor.




 

 

¿De qué están hechos los emprendedores?

Los emprendedores poseen esa cualidad indefinible o característica que los impulsa hacia adelante, que les permite perseverar, luchar y superar los obstáculos para tener éxito en la construcción de un negocio próspero y exitoso. A esto lo podemos llamar el "Factor X del Emprendedor"- y a pesar de lo que muchos creen que es este factor, podría ser (actitud, pasión, obsesión, o simplemente mucha confianza en sí mismos) - la mayoría de los emprendedores creen que hay algo que los diferencia de los demás. Aunque se puede argumentar que no es necesariamente una cualidad intrínseca, hay un "algo" que diferencia al emprendedor exitoso de los demás.

Aquí está lo que la difunta Anita Roddick, fundadora de The Body Shop, tenía que decir sobre el tema en su libro Negocios inusuales :

La disfunción es la esencia del emprendedurismo. He tenido decenas de peticiones de lugares como Harvard y Yale, para hablar sobre el tema. Me da risa que hay quienes están tan dispuestos a "aprender" cómo ser emprendedores, cuando yo no estoy convencida de que sea un tema que se puede enseñar. Quiero decir, ¿cómo enseña la obsesión? Porque es la obsesión lo que impulsa el compromiso del emprendedor a una visión de algo nuevo.

Los emprendedores potenciales tienen una visión externa. Son personas que se imaginan las cosas como podrían ser, no como son, y tienen el motivador para cambiar el mundo que les rodea. "Estas son habilidades que las escuelas de negocios no enseñan. "

Ella creía que los ingredientes del Factor X del Emprendedor eran la pasión y la visión.

Pero a menudo hay algo más, algo que es mucho más visceral y casi espiritual que existe para el visionario apasionado.

Richard Branson, de " Virgen Fame", dijo: "Por encima de todo, uno quiere crear algo de lo que se siente orgulloso... Puedo decir honestamente que nunca he realizando ningún negocio exclusivamente para ganar dinero ... He tenido que crear empresas en las que creo 100%. Se trata de empresas que siento van a marcar una verdadera diferencia. "

Así que aunque la visión y la pasión son esenciales, también se puede decir que el propósito las guía a ambas.

 

Los Ingredientes Secretos

Visión.  Todo emprendimiento exitoso empieza con una visión. Alguien tiene una idea, un sueño, y comienza a trabajar los inicios de un plan. Y una visión es creada con un propósito. Otras veces, un emprendedor puede encontrarse en esa posición inesperadamente cuando se da cuenta de que está en posesión de algo que tiene un gran potencial. En ese caso, nace una visión. Sin importar como sea creada, sin una visión clara es muy seguro que no exista pasión real o propósito más allá de obtener ganancias.

Los emprendedores deben creer en su visión de manera inequívoca. Y la capacidad de infección de esa visión, y la pasión que se espera ésta encienda, les permitirá conseguir que los demás crean en su visión. Ellos con mucho gusto y seguramente con entusiasmo compartirán esta visión con todo aquel que le interese escuchar. Parte del "Factor X del emprendedor" consiste en mantener esa visión viva y real.

Aunque no está de más reiterar la necesidad de una visión, también se requiere un equilibrio de realismo. Según un artículo reciente de "The Telegraph", un grupo de científicos sociales decidieron hacer algunos experimentos en torno a las diferencias entre lo que ellos llaman diálogo interior "declarativo" (¡Yo hago!)y el diálogo interior "interrogativo" (¿ puedo?).¿Su conclusión? El diálogo interior puede ser el camino a seguir.

"Fijar metas y esforzarse por alcanzarlas supone, por definición, que existe una discrepancia entre dónde te encuentras y donde quieres estar. Cuando dudas, es probable que logres la mentalidad correcta", explicó un investigador al autor Daniel Pink. "Además, hacer preguntas te fuerza a definir si realmente quieres algo y, probablemente, a pensar sobre lo que quieres, incluso en la presencia de obstáculos."

Pasión Esto es lo que alienta al espíritu del emprendedor exitoso. Como Anita Roddick explica: "Un emprendedor es muy entusiasta y baila a otro ritmo, pero no considera el éxito como algo que equivale a la riqueza personal. Eso no entra en nuestra conciencia. Tenemos un entusiasmo increíble, y creo que parte del éxito de cualquier emprendedor es su energía. Si uno tiene esa energía uno puede crear un entusiasmo maravilloso. "

Esta pasión es a menudo infecciosa y es evidente para los demás. En los negocios exitosos el impacto de esta pasión se hace sentir en todo el equipo de liderazgo y en los empleados también. Se ha dicho que nadie se preocupa por su negocio tanto como usted lo hace, pero una sensación de ardor, enfoque, y pasión tangible por la visión moverá e inspirará a un equipo más que eso. De hecho, se podría argumentar que si al propietario de un negocio no le importa realmente su negocio, entonces ¿por qué habría de importarle a alguien más?

Propósito Estar obsesionado con la necesidad de crear significado es lo que impulsa y motiva al emprendedor apasionado y visionario. Quieren iniciar un negocio porque quieren construir algo que tendrá un impacto significativo. Para algunos, a menudo hay un deseo de hacer del mundo un lugar mejor. Aunque la creación de riqueza y de obtener ganancias son todavía objetivos, se convierten en un medio para llegar a ese fin y no en un fin como tal.

Guy Kawasaki en su libro "The Art of the Start" - El arte del comienzo establece que los emprendedores se esfuerzan por crear sentido, lo que se convertirá en la fuerza impulsora motivacional detrás de sus empresas, por una de tres razones: 1) aumentar la calidad de vida y cambiar la vida de las personas a algo mejor, 2) para corregir un terrible mal, que suele ser el caso en el ámbito del "emprendimiento social", o 3) para evitar el final de algo bueno que requerirá un enfoque innovador para hacerlo posible.

 

Una mirada al interior

¿Hay un camino garantizado para el éxito de un emprendedor? No, pero hay ciertos elementos que son universalmente reconocidos para contribuir a lograrlo. Definitivamente el tiempo, las circunstancias y el capital juegan un papel crítico. Sin embargo, incluso por sí solas no pueden asegurar el éxito en la creación, establecimiento y crecimiento de una oportunidad de negocio dinámica. Aunque se ha descrito en otros términos, el no tan fácil de alcanzar "Factor X del Emprendedor" se puede encontrar en la visión, pasión y propósito.