Superando sus Miedos.
17 de agosto | 2011 Por Coach de Negocios E-Myth

Todo dueño de negocios pasa por periodos de duda e incertidumbre. No importa lo bien o mal que ande el negocio, tarde o temprano se encontrará haciendo la pregunta: ¿Realmente vale la pena todo este trabajo?


La pequeña empresa, después de todo, es una montaña rusa emocional para el dueño-gerente. Pero, ¡por supuesto que lo es!  Hay tanta inversión personal  en esta creación suya… Es su sangre, sudor y lágrimas en el frente de batalla de todos los días, y ello llega a tener un alto costo emocional.


Pero en realidad no es la duda y la incertidumbre lo que paraliza. Es la acción, la que se tomó o no se tomó, la que finalmente determina el futuro de su negocio.  En otras palabras, lo que pensamos y hacemos  es lo que tiene la mayor incidencia en los resultados que obtenemos.

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

Así que ¿qué es lo que el dueño de un negocio debe de hacer? ¿Cómo se puede superar la inseguridad y el miedo?

 

En primer lugar, hay que aceptar lo inevitable. Usted va a sentir duda, desaliento e incertidumbre.  No sabemos exactamente cuándo va a venir, o de qué forma, pero debe ante todo aceptar que va a suceder. Piense en ello, es como acudir al consultorio de su médico para vacunarse. Usted sabe exactamente como se siente una inyección, usted ya ha recibido suficientes de ellas en su vida adulta.  La experiencia le ha enseñado que si bien el pinchazo dolerá, ello no será por mucho tiempo, y es mejor solo sonreír y aguantar. A menudo es lo desconocido lo que nos causa ansiedad; así que, adelante, acepte que los sentimientos de duda le van a invadir, y que ello es absolutamente normal. Porque lo que realmente importa es como usted lidia con estos sentimientos.


Luego, pregúntese en qué parte de su persona está usted sintiendo la duda. ¿Es el técnico en usted? ¿O acaso es el gerente? ¿O es más bien el emprendedor? Cuanto más usted pueda distinguir entre estas identidades, más será capaz de gestionar las conflictivas demandas que ellos ejercen sobre su tiempo y energía. (Para obtener más información acerca de las funciones del Técnico, del Gerente, y del Empresario, lea los capítulos 1 y 2 del libro El Mito del Emprendedor).


En mi experiencia como Coach de Negocios E-Myth,  es el técnico dentro de nosotros el que más le teme al cambio. Su experiencia puede ser diferente, por supuesto, pero yo le pediría a usted que por favor analizara esta posibilidad con mayor detenimiento.


Para ello, veamos una de las diferencias fundamentales entre el técnico y el empresario. El técnico está en constante búsqueda de respuestas hacia fuera de sí mismo, pues no confia en sí mismo. El técnico requiere de la aprobación y bendición de una autoridad superior previa para que él se sienta lo suficientemente cómodo y seguro para poder emprender un cambio en lo que está haciendo. El empresario, por el contrario, busca respuestas desde dentro. El empresario existe para crear, para imaginar las cosas de un modo nuevo que no existe actualmente en el mundo físico. El empresario está constantemente haciendo preguntas, recoge información y llega a sus propias conclusiones. Puede ser confuso, ya que el técnico con frecuencia hace preguntas que son muy parecidas a las preguntas del emprendedor. La diferencia es que el técnico va a otra persona para obtener la respuesta, mientras que el empresario confía sólo en sí mismo para encontrar la respuesta.


Una vez que aceptamos que esto es cierto, el siguiente paso es desarrollar el plan para hacer frente a sus dudas, desaliento, e incertidumbre. ¿Qué necesita el técnico en usted, cuando comienza a sentirse de este modo? ¿Qué medidas podría tomar? Por ejemplo, ¿Tendría usted que revisar su Propósito de Vida (las palabras que usa para describir la esencia de su vida) y su Objetivo Estratégico (La visión de su negocio cuando se haya alcanzado su madurez)? ¿O necesita usted tal vez escuchar su audio-motivación favorita? ¿O más bien dedicarse a escribir en su diario personal? ¿Necesita hablar con alguien de confianza acerca de cómo se siente? ¿Necesita usted tomar un paseo, una caminata, o hacer alguna otra forma de ejercicio? ¿Qué otra cosa podría usted hacer para auto-enfocarse?


Este es un proceso muy personal, lo que funciona para usted no necesariamente funciona para otra persona.  En realidad se trata de la identificación de aquello que lo lleva de nuevo a centrarse y luego a hacer uso de elementos desencadenantes para ayudarle a llegar allí. Haga una lista y manténgala a mano, de modo de poder echar mano de ella cada vez que las dudas surjan.


En la eventualidad de requerir una acción o toma de decisión en el ámbito de su negocio, asegúrese de que usted mismo se haya centrado ANTES de tomar cualquier decisión de negocios importante. Base sus decisiones estratégicas en la premisa  de que dichas decisions deberán conducir  al negocio en la dirección de su objetivo estratégico. No base su decisión en el miedo, la inseguridad, la duda o en cualquier otra emoción que pueda nublar su buen juicio. Sea lo más objetivo posible cuando deba tomar esas decisiones y cuantifique todo lo que se pueda cuantificar en cada situación. Haga uso de datos objetivos que le ayuden a tomar decisiones conducentes al cumplimiento de sus metas.


Hablando de objetivos, es importante recordar que sólo porque otra empresa del mismo sector parezca estar desempeñandose mejor que la suya, no quiere decir que a su negocio le vaya mal! Sus objetivos son los únicos que cuentan. No caiga en la trampa de comparar sus debilidades percibidas con las fortalezas de su competencia. Sus objetivos son los únicos que importan en su mundo. Con demasiada frecuencia, cualquier otra forma de comparación conduce a la decepción.


El miedo, la incertidumbre y la duda son emociones que son incómodas de llevar. Pero identifiquelas como lo que son:   evidencia de que el cambio está sucediendo. El técnico en usted expresa el temor como una forma de resistencia al cambio; pero, el cambio es inevitable. El cambio es necesario si usted ha de crear el negocio y la vida que realmente quiere. ¿No es esa la principal razón por la que levantó su propio negocio?